La ATP y la WTA anunciaron conjuntamente que si habrá tenis en el 2020 tras el Covid-19

El tenis se pone en marcha cinco meses después: así es el calendario tras el coronavirus

Habrá tenis en 2020. Este miércoles, la ATP y la WTA anunciaron conjuntamente cómo queda la reordenación del calendario, roto desde el pasado 9 de marzo cuando la cancelación de Indian Wells como consecuencia de la pandemia de covid-19 abrió la puerta a lo que terminarán siendo más de cinco meses en blanco. Así, el circuito masculino regresará el 10 de agosto en Washington y el femenino lo hará el día 3 del mismo mes en Palermo, con cinco grandes eventos subrayados en rojo en la primera mitad de la recomposición de una temporada para olvidar: Cincinnati, el Abierto de los Estados Unidos, Madrid, Roma y Roland Garros.

“Nuestro objetivo ha sido reprogramar la mayoría de torneos posibles y salvar la mayor parte de la temporada”, señaló Andrea Gaudenzi, presidente de la ATP. “Ha sido un esfuerzo verdaderamente de colaboración y esperamos añadir más torneos al calendario a medida que evolucione la situación. Me gustaría reconocer los esfuerzos de nuestros torneos para operar en estos tiempos difíciles, así como a nuestros jugadores que competirán en unas condiciones diferentes. En todo momento, garantizar que el regreso del circuito tenga lugar en unas condiciones seguras será primordial”.

“Tras evaluar las perspectivas globales para poder viajar en la segunda mitad del año, trabajar con nuestros expertos médicos buscando proporcionar el entorno más seguro posible y superar los diversos desafíos operativos que conllevan celebrar torneos de forma segura, me complace publicar un calendario provisional para el resto de la temporada 2020″, anunció Steve Simon, presidente y CEO de la WTA, que reorganizó su hoja de ruta con 21 torneos. «Se echará mucho de menos la energía de los aficionados en los estadios, pero nuestras tenistas están entusiasmadas por volver a la competición y nuestros socios de televisión explorarán nuevas formas de interacción con los seguidores. Tenemos la esperanza y el deseo de volver a jugar este verano”.

De entrada, el Billie Jean King Tennis Center de Nueva York albergará el torneo de Cincinnati (22-28 de agosto), con sede habitual en Ohio, y a continuación el Abierto de los Estados Unidos (31 de agosto-13 de septiembre), ambos sin público y el último de ellos sin fase previa ni cuadro de dobles mixto. De forma casi paralela, el Mutua Madrid Open arrancará la previa coincidiendo con los dos últimos días del cuarto Grand Slam de la temporada, dejando paso al cuadro final (14-20 de septiembre) en el regreso de un torneo de la máxima categoría a Europa. Luego, Roma (20-27 del mismo mes) antecederá a Roland Garros (27 de septiembre-4 de octubre), que fue el primer torneo en mover sus fechas cuando la pandemia acabó con un evento tras otro.

Esa acumulación de torneos, enlazando distintos continentes y superficies (América-Europa, pista dura-tierra batida), anticipa un escenario claro: muchos jugadores, sobre todo los mejores, van a tener que decidir si lo juegan todo o si se optan por elegir lo ideal para sus intereses, y ahí está el caso de Rafael Nadal como ejemplo. El español, número dos mundial, tiene por delante la titánica tarea de defender el título en el Abierto de los Estados Unidos, Roma y Roland Garros. Eso, con el calendario actual, quiere decir que tendrá que ganar dos torneos del Grand Slam (uno en dura, otro en arcilla) y un Masters 1000 en poco más de un mes, una auténtica barbaridad se mire como se mire.

La pelota, en cualquier caso, está ahora en el tejado de los jugadores. Tras varias semanas de discusiones y borradores incompletos, los mandatarios han dado el paso al frente que muchos tenistas reclamaban después de casi medio año sin ingresar un euro. Después de que muchos cuestionaran las decisiones, principalmente las que han llevado a mantener en pie la gira americana pese a celebrarse en una de las zonas más castigadas por la pandemia, es el momento de ver si todos los protagonistas se suben al tren o hay algunos que prefieren quedarse en tierra un poco más.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*