El dominio de Red Bull en F1 no se acabó, pero no es igual


Aunque no volvamos a ver una temporada donde Red Bull gane todas las carreras del calendario de Fórmula 1 menos una, pero el auto producido en Milton Keynes es, todavía, aunque no siempre, el mejor de la temporada.


Existen varias maneras de verlo y parecería muy obvio decir que 2024 es un año muy diferente a 2023 en la F1, pero cuando de nueve Grandes Premios disputados Verstappen se ha llevado seis, alguien podría argumentar que el dominio de Red Bull sigue igual, pero no es así.

Las distancias se han acortado entre los 10 equipos de la F1, sólo por poner un ejemplo, en Imola, durante la Q1, los 15 coches que avanzaron a la Q2 se encontraban en un rango de tiempo de 395 milésimas. ¡15 autos!

La distancia entre Max Verstappen y Sergio Pérez en esa calificación fue de 349 milésimas, poco más de tres décimas de segundo. El año pasado, si Checo podía marcar un tiempo tres décimas más lento que Max seguramente arrancaría en el Top 5 de la parrilla.

Pero en 2024, el tiempo de Max en la Q1 de Imola de 1:11.711, fue apenas el sexto más rápido y Checo se fue hasta el lugar 16.

Hoy no hay carrera que se pueda ganar fácilmente, hay mayor competencia, sí, pero en general Red Bull es mejor.

Lo que nos ha enseñado 2024 es que cuando Ferrari, McLaren y el resto se han acercado a Red Bull, se han vuelto visibles las debilidades del RB20.

En 2023, era tanto el dominio de Red Bull que no se notaba que padecían en los circuitos con curvas lentas, en el cambio de condiciones de la pista o cuando son mixtas, que degrada muchos los neumáticos en el tráfico, pero en 2024 esto ha sido muy notorio.

El mejor termómetro para visibilizar los puntos débiles de Red Bull es el piloto mexicano Checo Pérez.

El tapatío es un gran piloto, pero es muy susceptible a padecer cuando el RB20 o antes el RB19 tenían problemas de balance. El estilo de manejo de Checo más convencional tiende a encontrar dificultades cuando el auto se va mucho de la parte trasera y eso se refleja inmediatamente en la sesión de calificación de los sábados.

Por su parte, Verstappen, un piloto superdotado logra compensar los problemas del coche y consigue esas décimas.

Además, está el factor que afectó a Red Bull en Imola y Mónaco, cuando no concordaba lo que presentaba el simulador y la realidad. La correlación de datos había sido mal levantada y entonces, con los cambios en lavaderos, kerbs y ondulaciones fue un dolor de cabeza para pilotos e ingenieros.

Tampoco es un secreto que los mejores elementos de Red Bull están del lado de Max Verstappen y nos referimos al talento de los ingenieros, entonces, las respuestas llegan al auto del neerlandés más rápido que al de Checo.

Sólo hay que recordar que el responsable del área de ingeniería es Gianpiero Lambiasse, quien también funge como ingeniero de carrera de Verstappen.

Entonces, con un auto más “terrenal” o con rivales tan cerca, Red Bull tiende a ser “mortal” no el super equipo de 2023.

Eso no quiere decir que no puedan ganar la mayoría y que se puedan llevar tanto el Campeonato de Pilotos como el de Constructores, pero les va a costar más trabajo.

McLaren ya ganó una carrera, de la mano de Lando Norris y es muy probable que no sea la única tanto por el lado del inglés como de su coequipero, Oscar Piastri.

Tal vez, McLaren ha demostrado ser el equipo con el monoplaza más constante de la parrilla, prácticamente ha sido competitivo en todas pistas.

Ferrari ya tiene una victoria por piloto en 2024 y antes de pasar por Canadá habían sido el equipo con más regularidad en el podio. Montreal fue un desastre con doble abandono, lo cual también demuestra que si los del Cavallino Rampante quieren competirle a Red Bull deben solucionar los problemas que les presentó una pista verde, con la lluvia y en constante evolución como el circuito Gilles Villeneuve.

Mercedes parece haber dado un paso de calidad en Canadá al poder encontrar soluciones en la parte delantera del W15 que tenía un alto subviraje, aunque pudo ser un engañoso 3-4 de George Russell y Lewis Hamilton por las condiciones de pista sin agarre y la lluvia, donde su monoplaza, por alguna razón mejora su rendimiento.

Checo Pérez deberá ser competitivo y candidato a ganar un Gran Premio en Barcelona, Austria y el resto de la temporada europea, sobre todo en Bélgica, Monza y Baku.

De ahora en adelante, Red Bull será dominante, mucho en algunos circuitos, competitivo en otros y pasará muchos apuros en algunos más, pero en todos tiene a su favor que Max Verstappen siempre encuentra la manera de estar adelante y pelear por la victoria.

Sus mayores desvelos podrían ser en Singapur, Qatar y tendrán mucha competencia en Austin, Países Bajos y Las Vegas.

Su mayor área de oportunidad será que el equipo trabaje para que Checo Pérez tenga un coche más predecible en esas pistas donde no serán fuertes o que posiblemente están detrás de McLaren y Ferrari.

Necesitan, les urge darle eso a Pérez para que no peligre su Campeonato de Constructores, que yo diría que luego de nueve carreras, Red Bull es el gran favorito porque la F1 se ha vuelto un deporte donde arrancan 20 coches y Max Verstappen siempre halla la manera de ganar, ahora falta que Checo Pérez se logre colocar lo más cerca posible del tricampeón.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*